En Español In English
Facebook Twitter Youtube RSS
Noticias Nacionales
 
 
La vendimia en la Ciudad del Vino
 

 

 

 

 

 

Siempre que llego a Marqués de Riscal experimento una alegre libertad. El edificio modernista descansa arropado por una inmensidad de hectareas de viñedos, y el contraste de  siglos pasados con el futuro resulta excitante. Aunque he visitado estas Bodegas varias veces era la primera vez que venía en época de vendimia. La falta de lluvias y el calor este año ha adelantado la recogida; el resultado es una menor producción de uva, pero de muy buena calidad.

Llegamos de noche, con el edificio iluminado como un ascua. En la habitación nos daba la bienvenida una botella de Marqués de Arienzo, un Crianza de 2007, con uvas de tempranillo, graciano y mazuelo. A partir de la cosecha de 2007 este vino es elaborado por la Bodega Marqués de Riscal. Tras la cena maridaje, compartida con el Presidente de la Compañía, Alejandro Aznar, directivos y personal de la marca,  en la que degustamos platos esquisitos y diversos vinos de la firma, nos preparamos para disfrutar al día siguiente de una intensa jornada con aula, visita a la Catedral del vino y a la finca de Castejones, un apretado programa que conseguimos cumplir.

El Aula Marqués de Riscal cumple ahora 20 años y por ella ya han pasado 15.000 alumnos. Su director, Rafael Ruiz Isla, señaló que su objetivo es transmitir la cultura del vino, y nos dirigió en la cata de distintas añadas: 2005, 2006, 2008 y 2010 fueron las elegidas.

Aprendí a diferenciar el color y el olor a copa parada, y en movimiento. Rafael nos explicó que en un vino se pueden encontrar hasta 400 componentes aromáticos, aunque nuestro cerebro sólo puede llegar a percibir unos 80, que dan millones de combinaciones entre sí. Comprobé los distintos aromas a especias, frutas silvestres, cacao, chocolate, café,… El primero (2005) destilaba franqueza, complejidad, elegancia, delicadeza e intensidad al mismo tiempo. El segundo (2006) evocaba más evolución frutal y un toque de vainilla. El tercero (2008), intensidad y complejidad, un vino joven, con toques de violeta, frutosidad y barrica de roble. Resultaba armónico, amable, suave. Rafael señaló que con un poco más de tiempo en botella se convertirá en seda. Y por último el 2010, seis meses de barrica y tremendamente potente, se pulirá con el tiempo. Necesita unos 6 años más para iniciar su marcha.

Lo que más me gustó de la visita fue el seguimiento del proceso de la uva, desde la viña hasta la botella, un trabajo artesanal y concienzudo, con gran cantidad de operarios que realizan esta labor de manera minuciosa. Este año se ha recogido la mitad de la uva del año pasado a consecuencia de la falta de lluvia y el calor.

La más cotizada es la procedente de viña vieja, de antes de 1970. También influye el color de la piel de la uva que es un índice de maduración y de calidad.

El proceso es largo y laborioso; selección manual de los tipos de uva, elaboración, crianza, almacenaje,…

A esto lo llaman ‘el sombrero’ (pieles y pepitas), lo que queda después de prensar la uva. También se aprovecha, pero cada cosa fermenta por su lado.

En la bodega nueva, donde hay espacio para 26.000 barricas, probamos un vino de 15 días.

Este es el color, y el sabor delicioso, os lo aseguro. Francisco Hurtado de Amezaga, tataranieto del Marqués de Riscal fundador de la Bodega, nos contaba que este año hay muchas pasas, un enemigo del buen vino. Las operarias que clasifican la uva tienen mucho cuidado de quitarlas.

El almacenaje se hace a través de esta especie de recipiente-grua que vierte el vino en las barricas. Los vinos crianza pasan dos años en ellas. Riscal cuenta con tecnología punta, pero no renuncia a la parte artesanal, muy importante.

También visitamos La Catedral, un auténtico museo, que guarda 140.000 botellas desde 1862. El vino nace, mejora y se muere, dicen ellos, y Marqués de Riscal sabe mantener las condiciones optimas para que sea inmortal.

Para ellos la mejor cosecha de su historia fue la de 1945.

El aperitivo en medio de viñedos en la finca de Castejones, última adquisición de Riscal, mejoró aún más la mañana.

La uva ya está prácticamente recogida al 100 por 100. Este año la vendimia se ha adelantado por el calor.

Con esta uva se elabora el vino Marqués de Arienzo. Castejones ha pasado a ser la viña más importante de La Rioja alavesa. En la elaboración de este crianza se sacrifica potencia por finura.

LLegó la hora de la despedida, y lo hicimos de la mejor manera posible, con una comida maridaje en el restaurante del hotel, viendo extenderse los viñedos. Yo señalaría el potaje de garbanzos con rape y almejas, las carrileras de ternera con ensalada y los vinos: Marqués de Riscal Sauvignon 2010, Marqués de Riscal Reserva 2007, Finca Torrea 2007 y Marqués de Riscal Gran Reserva 150 Aniversario.

Aunque la torrija del postre también estaba espectacular.

El café lo tomamos en la terraza. Hasta la próxima; no se puede aprovechar mejor el tiempo, y ya en Madrid, aún sigo oliendo a uva.

 

 

 

 

 

 

 
 







Acepto las Normas para escribir Comentarios
Enviar   


 
 

NUESTROS VINOS

Barón de Chirel VerdejoFrank Gehry Selection 2012 (94 puntos Wine Spectator)Barón de ChirelFinca TorreaMarqués de Riscal 150 Aniversario
 

Tienda www.Amigosderiscal.com

 

BLOG

Marques de Riscal gana el Trofeo Capital de PoloAula Marqués de RiscalRecibimos en Marqués de Riscal a los Sumilleres referentes de EspañaEva Longoria y María Bravo visitan Marqués de RiscalEva Longoria y María Bravo visitan Marqués de Riscal
 

CONTACTAR

Bodega Elciego Bodega RuedaDepartamento Comercial Marketing y ComunicacionRelaciones Públicas
 

LA EMPRESA

Marqués de Riscal, la historiaMarqués de Riscal D.O. Ca. RiojaMarqués de Riscal D.O. RuedaVinos de la Tierra de Castilla y León Compromiso de Calidad
 

MEDIA CENTER

Imagen de la semanaVino en la Red