En Español In English
Facebook Twitter Youtube RSS
COMPRA TU ENTRADA ONLINE
 
 
La cata: el arte de descifrar un vino
 

El arte de catar vino es parte del saber beber. Una práctica que permite descifrar, a través de los sentidos, todos los mensajes que oculta un buen caldo. Rodeados de viñedos, entre la modernidad y la historia, la Ciudad del Vino de Marqués de Riscal se torna el escenario perfecto para descubrir los secretos de una práctica con la que ‘sentir’ cada copa de vino.


El ambiente que rodea a la Ciudad del Vino, en la Rioja Alavesa, con los viñedos fusionándose con la extrema modernidad del edificio diseñado por Frank Gehry en las antiguas bodegas de Marqués de Riscal, es todo un lujo. Y el destino perfecto para descubrir el apasionante mundo de las catas. Allí, La Revista de Sotogrande se coló en una de las clases del Aula Marqués de Riscal, donde el reputado Rafael Ruiz Isla, se ocupa con esmero de trasmitir el mensaje más oculto de un vino.

“El catador siempre ha de estar dispuesto a experimentar, analizar y apreciar los caracteres de un buen vino”, nos explican, y, como buenos alumnos, abrimos nuestra mente frente a una botella de Marqués de Riscal 150 Aniversario.


El vino será, siempre, el gran protagonista de una cata. Sus condiciones deberán ser muy precisas. Para empezar, tendrá que llevar, al menos, tres días de reposo. Se descorchará siempre girando el sacacorchos (nunca la botella) y procurando que no se rompa el corcho. De esta forma, obtendremos una posición de vino limpio y tranquilo que nos permitirá conocer sus más profundos secretos.


Lo primero que hay que tener en cuenta a la hora de realizar una cata es el lugar elegido para hacerla. Debe de tratarse de una habitación con buena ventilación, lo que ayudará a mitigar la fatiga del catador.


Las copas deberán estar dispuestas sobre una superficie blanca, sobre la que el catador podrá contrastar los matices del vino. Es imprescindible, además, que la sala sea luminosa, para que ayude a apreciar los matices de color y la brillantez del producto.


El tipo de copa que empleemos en la cata tiene gran incidencia sobre la calidad y la intensidad de las sensaciones recibidas. Está absolutamente aceptada la llamada Copa Afnor. Ésta se cogerá solamente por el pie, entre el pulgar y el índice para evitar mancharla y no captar los olores que la mano pueda transmitir.


Siguiendo estas directrices, en el trascurso de la cata, descubrimos las tonalidades que dibujan el Gran Reserva que tratamos; un vino de color cereza cubierto con leves reflejos color teja.


La vista no es el único sentido protagonista de una cata. La nariz, por ejemplo, juega un papel fundamental en este noble arte. Los términos perfume, olor, pero, sobre todo, aroma y bouquet designan el olor agradable, más o menos intenso y más o menos complejo, que se desprende de un vino. El olor depende de la variedad de uva, del origen, de su edad, de su estado de conservación.


Al acercarnos con este sentido a la copa de Marqués de Riscal 150 Aniversario observamos que se trata de un vino realizado en su mayoría con uvas de tempranillo y graciano de la cosecha de la añada 2001, considerada la primera cosecha excelente del Siglo XXI y criadas en barricas de roble durante 32 meses, pasando, posteriormente, a la botella durante más de tres años.


La vista y el olfato dejan paso al gusto para adentrarse en la última fase de una cata: saborear el vino para identificar los distintos sabores que le dan forma.


El equilibrio de sabores viene dado por la balanza entre dulces, por un lado, y salados, ácidos y amargos, por otro. Según las proporciones de todas estas sustancias, el vino resultará equilibrado. La estructura de sabores es la buena armonía de las sustancias que componen el vino. Si además es amplia, la estructura será buena y sabrosa.


Todas estas cualidades las hallamos en el Marqués de Riscal 150 Aniversario. Un vino que en boca es graso, bien estructurado, con una buena concentración tánica, redondo y con un final largo y sedoso. Al saborearlo con paciencia y deleite, y haciendo uso también del olfato, descubrimos, sorprendidos, un aroma torrefacto, balsámico, complejo, con notas especiadas de pimienta negra y canela que nos evocan sensaciones y recuerdos, que nos hacen sentir el vino y disfrutar, aún más, de nuestra estancia en la maravillosa Ciudad del Vino.

 

 

 

 

 
 







Acepto las Normas para escribir Comentarios
Enviar   


 
 

NUESTROS VINOS

Barón de Chirel VerdejoFrank Gehry Selection 2012Barón de ChirelFinca TorreaMarqués de Riscal 150 Aniversario
 

Tienda www.Amigosderiscal.com

 

BLOG

Gran éxito de la subasta benéfica de Marqués de RiscalMarques de Riscal gana el Trofeo Capital de PoloLanzamiento Frank Gehry Selection 2012Nuestro restaurante Bistro 1860 pasa a llamarse 1860 TradiciónMaridajes veraniegos de Marqués de Riscal
 

CONTACTAR

Bodega Elciego Bodega RuedaDepartamento Comercial Marketing y ComunicacionRelaciones Públicas
 

LA EMPRESA

Marqués de Riscal, la historiaMarqués de Riscal D.O. Ca. RiojaMarqués de Riscal D.O. RuedaVinos de la Tierra de Castilla y León Compromiso de Calidad
 

MEDIA CENTER

Imagen de la semanaVino en la Red