En Español In English
Facebook Twitter Youtube RSS
COMPRA TU ENTRADA ONLINE
 
 
Intemporal Marqués de Riscal, Vino Versus Tiempo
 

 

El tiempo define la personalidad y moldea los excesos, para mostrarnos sabiduría, madurez y sosiego. Esta es la historia de una de las mayores virtudes del vino, su evolución en botella.

En dos horas catamos, analizamos y sobre todo disfrutamos de muchos años de historia de una de las Bodegas más referenciales en largas crianzas, hablamos de la Bodega que revolucionó hace unos años el diseño y concepto de Enoturismo, hablamos de la historia de Rioja con Herederos del Marqués de Riscal, Vino Versus Tiempo.

Tres añadas míticas; 1948, 1956 y 1964 de Marqués de Riscal para mostrarnos en una prueba fiel el concepto de gran vino, vinos que han alcanzado las cotas más altas de elegancia, complejidad, finura y bouquet.

Cinco añadas para conocer el cambio y la evolución del buque insignia de la bodega como es Barón de Chirel con una vertical de las añadas 1994, 2001, 2006, 2008 y 2010.

 

El destino nos lleva a un bonito juego, la trilogía de añadas se invierten en la edad así las añadas 1948, 1956 y 1964 presentan una vejez de 64, 56 y 48 años respectivamente, ¿casualidad o destino?.

Luis hurtado de Amézaga parte activa de la historia familiar de la bodega, nos ofreció una ponencia, más que una charla, por lo versado y el conocimiento mostrado en su actuación. Palabras llenas de pasión de quién es parte de cada uno de los vinos que degustamos, un paseo por cada una de las añadas mostradas, haciendo hincapié en las peculiaridades de elaboración del año, su climatología y como la bodega ha ido perfilando el cambio de Barón de Chirel dejando atrás los conceptos más clásicos de Rioja y abriendo paso a vinos con mayor estructura.

Hablamos de una bodega fundada en 1858 por Guillermo Hurtado de Amézaga en ElCiego (Álava) referente pasado, presente y futuro de la España vitivinícola que ha traspasado fronteras para situarse entre los mejores.

En 1862 nacen los primeros vinos, y en 1895 es el primer vino no francés que consigue el Diploma de Honor de la Exposición de Burdeos, no en vano hoy día están presentes en más de 100 países exportando el 60% de la producción.


vinos marques de riscal baron de chirel

 

Vertical de Barón de Chirel 1994, 2001, 2006, 2008 y 2010. Marqués de Riscal reinventa su vino más clasista.

Herederos del Marqués de Riscal se extiende a través de 1.500 Ha de viñedo de las cuales 500 Ha son propias, de las variedades Tempranillo, Graciano, Cabernet Sauvignon y Mazuelo. Viñedo procedente de suelos pobres, situados en las diferentes terrazas del río Ebro. Son de tipo arcillo calcáreo.

Barón de Chirel nació en 1986 con la apuesta clara de ofrecer el vino que dignificaría a la bodega por su calidad procedente en gran parte de las viñas viejas plantadas en 1904 tras la destructiva actuación de la filoxera.

Un vino que nació con un precio desorbitado para la época; 2.000 pesetas, lo cual no en vano fue adjetivado como de locura.

La intención única y clara recuperar el estilo de vino que hacían a principios de siglo. Luis abuelo del presente y director de la cata, hacía vinos procedente de enología francesa, de hecho los vinos en coupage elaborados a partir de 1924 estaban marcados como RM y tiempo después entendieron que significada Reserve Medoc al llevar Cabernet Sauvignon.

Desde 1986 a 2012 sólo se han elaborado 15 añadas, y algunas están embotelladas y pendiente de la decisión o no, de su salida al mercado, la evolución en botella marcará el camino para que la bodega decida si se verá la luz.

Desde 2005 van incorporando roble francés porque las elaboraciones anteriores todas procedían de madera de bosques americanos. A partir del 2008 el roble empleado al 100% es el francés. Luis Hurtado comenta el acierto del cambio y la evolución de ir mostrando a sus fieles clientes la transformación de forma progresiva.

La clave entienden que es buscar acidez y un ph bajo, sin llegar a obsesionarse con vendimiar las uvas con una madurez del 100%, porque nos arriesgamos a bajar la acidez y subir el ph arruinando la larga crianza. Muchos de los vinos de añadas viejas tienen maduraciones incompletas, de hecho algunas de estas añadas en analítica presentan trazas de azúcar.

En dichos años la fermentación maloláctica se iniciaba en primavera con las altas temperaturas y en algunos casos incluso se cortaba la fermentación, y a pesar de no tener sulfuroso han aguantado debido a un extraordinario ph de 3.25 a 3.30 cuando lo normal hoy día es de 3.8 a 3.95. Para evitar estos riesgos la bodega acudió a un riguroso y eficaz trabajo de enología, descartando las notas vegetales para que no se transmitan al vino, evitando taninos verdes, y trabajando para conseguir vinos frescos, lo cual nos permitirá beberlos muy bien.

Herederos del Marqués de Riscal. BARÓN DE CHIREL 1994. Rioja - 92 tnntnn

85% Tempranillo y 15% Cabernet Sauvignon con 26 meses de crianza en barrica de roble americano.

A destacar... Un año estructurado, ideal para vinos longevos y Barón de Chirel 1994 se presente en plena forma y con más futuro aún.

Una añada procedente de un año muy seco que obligó a una vendimia muy temprana, el 12 de Septiembre. Con una uva muy sana y fresca.  Un chirel estructurado y de crecimiento lento y pausado en botella,

Luis Hurtado cuenta que ha sido a partir del 2008 cuando se ha podido beber cómodamente la añada de 1994. Un vino que desarrolla grandes dosis de complejidad y estructura en boca. Inicialmente muestra una paleta aromática completa en terciarios (caza y maderas viejas) que evolucionan con zancada amplia tras la oxigenación, notas de licor macerado con cerezas, la fruta aparece con rasgos pasificados.

Sabroso y salino en su paso con buena acidez aún resultando fresco. Taninos robustos con trazas secantes que aparecen en el cielo del paladar con un postgusto largo y maduro. Un vino con muy buen futuro por delante.

Herederos del Marqués de Riscal. BARÓN DE CHIREL 2001. Rioja - 93 tnntnn

85% Tempranillo y 15% Cabernet Sauvignon con 26 meses de crianza en barrica de roble americano.

A destacar... La gran dama, una añada sublime.

2001 la cosecha grandiosa. La uva se vendimió en un estado fitosanitario envidiable, con un aspecto recio, duro y crujiente del fruto, la cosecha perfecta.

Inicialmente la uva no alcanzaba un grado óptimo porque maduro muy despacio y en condiciones muy frescas. Si se hubiera permitido chaptalizar se hubiera recolectado antes, obteniendo mayor grado. Pero los abusos con lleva este tipo de prohibiciones.

Una fruta bonita, dulce y con buena madurez aunque sin puntas pasificadas. La integración con la madera es perfecta. Un vino en su conjunto especiado (clavo y regaliz) que se mezclan con sensaciones de maderas finas y viejas y toques de caza. En boca destaca su virtuosismo, taninos nobles, maduros y dulces, resulta redondo, amable y con muy buen volumen. Barón de Chirel 2001 toda una delicia.

Herederos del Marqués de Riscal. BARÓN DE CHIREL 2006. Rioja - 87 tnntnn

90% Tempranillo y 10% Cabernet Sauvignon con 26 meses de crianza en barrica de roble 30% francés y 70% americana.

A destacar... El tiempo en botella nos dirá hacia donde se declina la añada.

2006 una añada cálida y con excesiva madurez de la uva, complicado encontrar el equilibrio entre antocianos y taninos. Nos arriesgamos a una carga excesiva de antocianos y una precipitación de materia colorante coloidal y una consiguiente caída del color, por el contrario si la carga tánica es excesiva, nos arriesgamos a la unión entre los taninos, apareciendo flobafenos que proporcionan un sabor amargo y astringente, por estas cuestiones se tuvo excesivo cuidado en la maceración. A la espera de su evolución  en botella, para comprobar si Chirel crece y evoluciona hacia la integración a pesar de la calidez.

Se presenta con bonita fruta e inicialmente muy sincera, con tonos rojos. La clave de esta añada estará en su estructura, que sin ser delgada, presenta menos opulencia que añadas anteriores, de ahí la duda de su larga evolución en botella.

En boca la tanicidad está aún por definir, correcto en su acidez y fresco “marca de la casa”, resultando elegante y fino en su conjunto. Habrá que esperar.

Herederos del Marqués de Riscal. BARÓN DE CHIREL 2008. Rioja - 92 tnntnn

60% Tempranillo y 40% Cabernet Sauvignon con 24 meses de crianza en barrica de roble francés 100%.

A destacar... El nacimiento del nuevo perfil de Barón de Chirel.

2006 una añada embotellada hace unos meses. Asistimos al nacimiento de la primera añada que va a representar el nuevo perfil de Barón de Chirel. Un vino adaptado a las demandas más actuales, lo que va siendo síntoma de modernidad.

El rumbo gira hacia mayor carga frutal, mayor extracción, un vino más redondo, más graso, más estructurado, dejando atrás años en los cuales Chirel representaba mayor acidez, más madera y más fácil de beber una vez se ha integrado.

Aparecen sensaciones minerales que costaba encontrar en añadas anteriores, aromas de mina, de tinta china que se unen con torrefactos, notas de alpiste y fruta madura. Este cambio nos permite catar “chireles” más jóvenes que el concepto clásico donde se requería de más tiempo en botella.

A partir de la añada 2008 se emplea una técnica procedente de Côte du Rhône el “dèlestage” también conocido en el mundo alglosajón como “rack and return” una técnica que permite favorecer la extracción de color y de los compuestos fenólicos presentes en el sombrero durante la vinificación en tinto. Lo cual sucede a las técnicas clásicas de tratamiento del sombrero con son el remontado, el bazuqueo o la inundación.

Una vez que la fermentación alcohólica ha comenzado y el sombrero se ha formado se procede a vaciar todo el mosto/vino de la cuba, enviándolo a otro depósito. Cuando apenas salga líquido, se recomienda abrir ligeramente la puerta para que el sombrero se escurra lo máximo posible. Transcurridas una o dos horas, el mosto/vino es reenviado a la cuba de origen, lo que comporta una completa des compactación del sombrero. Resulta evidente que un tratamiento tan enérgico como el “délestage” ha de favorecer enormemente la solubilización de los antocianos y de los taninos. Ahora bien, el “délestage ejerce también otros efectos complementarios que son muy positivos.

Terso en boca con ataque graso de rica acidez, sus taninos se presentan finos y maduros encaminados para alcanzar la nobleza. Presenta un volumen pleno y completo, auténtico terciopelo en boca que llegará a dignificar nuevamente a Chirel tras el cambio de perfil.

Herederos del Marqués de Riscal. BARÓN DE CHIREL 2010. Rioja - 91 tnntnn

60% Tempranillo y 40% Cabernet Sauvignon con 24 a 26 meses de crianza en barrica de roble francés 100%.

A destacar... El nacimiento del nuevo perfil de Barón de Chirel.

2010 aún en botella, añada que se pretende embotellas pasado la primavera. Un torrente de fruta que se muestra muy entero en todos sus aspectos. Una añada que posiblemente por los parámetros de acidez, ph, la combinación de antocianos - taninos parezca diseñado para obtener altísimas puntuaciones en cata, aunque resultará menos bebible para el consumidor de a pie en contraposición a la añada 2008.

Aparecen aromas florales muy peculiares que debido a su juventud demuestran con fuerza, muy especiados junto a ligeros toques de clorostato, aparece cierta salinidad en boca entre su paso y su final que recuerdan al cuarzo y la antracita. Se presenta enorme en estructura y muy potente en todos los sentidos, sabroso en su paso, un vino capaz de fulminar cualquier plato.

LA GRANDEZA DE CHIREL – VENDIMIA Y ELABORACIÓN OFRECERÁN LARGA CRIANZA.

Barón de Chirel en las añadas 1994, 2001, 2008 y 2010, presenta los dos factores clave en la elaboración de grandes vinos de larga crianza, una buena calidad de la vendimia y una buena gestión del vino. Hablamos que no es suficiente cualquier uva para elaborar vinos de esta índole, por ello ante las dudas, la bodega decidirá no sacar la añada al mercado. Porque no todas las añadas presentan racimos totalmente sanos, maduros y enteros, con buena maduración polifenólica, y muy importante controlar el equilibrio entre antocianos y taninos. Buscamos que la añada refleje como principal virtud aromas varietales que identifiquen esa variedad en ese terruño, que presenten una acidez natural alta y por ende un ph bajo, aspectos fundamentales para alcanzar un buen equilibrio y larga evolución en botella.

El giro radical que la bodega acomete en la añada 2008, tienen aspectos destacables como maceraciones más largas, para obtener  una importante extracción de los polifenoles, vigilando milimétricamente la relación antocianos-taninos. Otro aspecto vital en la elaboración de estos vinos y de los cuales la propia bodega ha ido remodelando la adquisición del parque de barricas pasando del roble americano, para ir introduciendo desde la añada 2006 el roble francés (Quercus sessilis), preferentemente de grano fino, para que la integración por la entrada de oxígeno al vino mientras permanezca en la barrica oscile los 2 a 4 mg de oxígeno por litro y por mes, permitiendo la polimerización de antocianos y taninos entorno a ¼ de tipo A-T con puente etilado.

 

Marqués de Riscal Versus Tiempo con las añadas 1948, 1956 y 1964

cata vertical marques de riscalNos situamos en la Finca de torreo estilo bordelés, hablamos de vinos prefiloxericos procedentes de suelos muy pobres, en los cuales las raíces tienen que profundizar buscando su sustento, resultando vinos muy concentrados, vinos muy minerales, de elevada acidez y bajísimo ph, que se domaban con largas crianzas de 48 a 55 meses para civilizar su potencia.

Nos encontramos con dos añadas con aporte de Cabernet Sauvignon 1948 y 1956 y un monovarietal de tempranillo representando en la añada 1964 llevan Cabernet Sauvignon menos el 64 que es 100% tempranillo.

De las viñas más viejas se seleccionan la madera para realizar plantación de nuevas, así la plantación vegetal es desde el origen y nunca utilizando clones.

Desde que en 1862 naciera Marqués de Riscal, se data la añada de 1936 como la primera grande para la bodega.

A partir de los años 60 empiezan con mayor intensidad, con abonos más fértiles y nuevas plantaciones. A su vez se generaliza en Rioja un aumento considerable de la producción en detrimento de la calidad. Los vinos de Rioja antes de la generalización del cultivo intensivo presentaban mayor opulencia, mayor acidez y necesitaban de una buena doma en botella para poder beberlos, aunque tendremos que esperar algunos años porque el perfil giró hacia vinos ligeros de color con poca acidez y muy fácil de beber.

Con viñas con una edad media de unos veinte años, las uvas empezaban a ofrecer cualidades diferentes que se apreciaron en los vinos catados. A partir de 1924 se empezó a plantar un buen número de variedades foráneas, encabezadas por la Cabernet Sauvignon, realizando coupage que como hemos señalado se marcaban como RM (Reserve Medoc) mezclando variedades autóctonas tintas y blancas de viura y malvasía. Esto es lo encontrado en la añada 1948. A partir de 1950, empezamos a ver como protagonista a vinos con un 100% Tempranillo, empezando la revolución de los Riojas Clásicos. Así en 1986 con Barón de Chirel recuperarían el coupage de Tempranillo y Cabernet Sauvignon titulando como Riojas Modernos que el paso de los años ha convertido en clásico, y en la añada 2008 nuevamente aparece un Barón de Chirel con nueva mentalidad moderna.

 

Vino marques de riscal 1948

Herederos del Marqués de Riscal. MARQUÉS DE RISCAL 1948. Rioja - 95 tnntnn

 

Tempranillo y Cabernet Sauvignon con 48 meses de crianza en barrica de roble americano 100%.

A destacar... Una muestra de las excelencias de una oxidación de calidad.

Los datos de la analítica no dejan duda de la capacidad de envejecimiento que tiene la añada, un vino con 11.6 %vol. y 3.4 de acidez total (g/l ácido sulfúrico) y un p.h de tan sólo 3.35

Fabulosa la evolución mostrándonos como un vino de guarda ha de convivir con este fenómeno, e ir formando nuevos compuestos con aromas únicos, muy por encima estos, de otros aromas de reducción tan propios de vinos con esta vejez.

 

Este mismo proceso es el que desprende aromas con recuerdos amontillados, salinos aunque un perfil ligeramente dulce en nariz. Un vino tremendamente disfrutable, los años han mermado esos 11.2 grados y han mantenido buenos niveles de acidez. El movimiento en copa ha de contribuir a una mayor integración en aromas, aunque este debe ser sutil y alejado de bravíos movimientos.

Aromas de licorería fina antecede a contemplar su bouquet. Un ligero hilo con recuerdos a fruta madura nos sumerge en la grandeza de este vino. Elegante, disfrutable, místico, un vino que es la antítesis al concepto de beber en sociedad, porque probablemente esta joya la queramos disfrutar únicamente nosotros, este tipo de vinos hace que aflore el egoísmo y alcemos la voz para gritar ¡Viva el vino!

Herederos del Marqués de Riscal. MARQUÉS DE RISCAL 1956. Rioja – 94 tnntnn

Tempranillo y Cabernet Sauvignon con 45 meses de crianza en barrica de roble americano 100%. 12.2 %vol.

A destacar... Estamos en un antiquario ¿quiere usted pasar?

1956 una añada fresca que además ha producido vinos concentrados, un vino muy cerrado en sus inicios, aromas terciarios marcan su esqueleto, maderas viejas nos recuerdan a una tienda de antiquarios acompañados por curiosos aromas de bollería que persisten con el tiempo. En boca posiblemente el vino más estructurado de las tres añadas presentadas, taninos finos y con muy buen volumen.

Herederos del Marqués de Riscal. MARQUÉS DE RISCAL 1964. Rioja - 93 tnntnn

Tempranillo y mínimamente graciano, mazuelo y Viura, con 48 meses de crianza en barrica de roble americano 100%.

A destacar... Un vino que continúa evolucionando.

Partimos nuevamente de unos datos analíticos ideales para el envejecimiento y la guarda con valores de acidez y p.h excepcionales; 3.2 de acidez total (g/l ácido sulfúrico) y un p.h de tan sólo 3.5.

Estamos frente a la gran añada, no sólo por su calidad, sino por la cantidad, frutos en perfecto estado de madurez con un clima ideal para el buen desarrollo de estos, partiendo de viñas cuidadas y muy controladas.

Cifras abrumadoras con 94 millones de kilos en 1964 muy por encima de los 70 millones de media de años anteriores.

Una añada aún en plena evolución, su tanicidad así nos lo demuestra, un vino noble y de raza, vivo y con un perfil aromático especiado más que maderizado. La fruta aparece en tonos negros y con síntomas de madurez con peso, pero muy bien suplementado por rica acidez, resultando largo en boca y muy fresco.

A la conclusión de la cata, conversamos con Luis Hurtado sobre los entresijos de otras añadas no catadas, pero a las cuales sí que referenció. Hablamos de la catedral del vino que yace en el interior de la bodega, donde guardan botellas de todas las añadas desde 1862 cuando naciera el primer Marqués de Riscal. Le propuse la realización de una cata por décadas, donde se representara 10 vinos, uno por década que definan un siglo 1900 a 2000, un vino que represente en carácter de cada década, y comprobar cómo la enología está en continuo movimiento para adaptarse a las exigencias climatológicas, a la evolución de la viña y al entendimiento entre suelo-viña-enólogo.

luis hurtado vinos marques de riscal baron de chirel

 

 

 
 







Acepto las Normas para escribir Comentarios
Enviar   


 
 

NUESTROS VINOS

Barón de Chirel VerdejoFrank Gehry Selection 2012Barón de ChirelFinca TorreaMarqués de Riscal 150 Aniversario
 

Tienda www.Amigosderiscal.com

 

BLOG

Marqués de Riscal presenta Barón de Chirel Verdejo y Frank Gehry Selection 2012Barwell & Jones visita Marqués de RiscalMarqués de Riscal visita IsraelMarqués de Riscal visita China y JapónLa ecuación perfecta para conseguir la mejor chuleta
 

CONTACTAR

Bodega Elciego Bodega RuedaDepartamento Comercial Marketing y ComunicacionRelaciones Públicas
 

LA EMPRESA

Marqués de Riscal, la historiaMarqués de Riscal D.O. Ca. RiojaMarqués de Riscal D.O. RuedaVinos de la Tierra de Castilla y León Compromiso de Calidad
 

MEDIA CENTER

Imagen de la semanaVino en la Red