En Español In English
Facebook Twitter Youtube RSS
Noticias Nacionales
 
 
Tarta caldosa Marqués de Riscal
 

¿Es una tarta tipo ‘Tarta de Santiago’? ¿Por qué se llama ‘caldosa’, si no lleva caldo por ningún lado? Estas dos preguntas, que fueron las que yo me hice la primera vez que la probé, dan comienzo a este post. Ni es tipo Santiago, ni tiene caldo por ningún lado, pero así se la conoce en la zona de Sagunto-torta caldosa-, que es de donde procede la receta original.
Es un bizcocho tierno que se deshace en la boca, y que ha pasado a engrosar, desde ya, la lista de mis dulces preferidos. Lo mejor de todo, lo sencilla que es, que es solo mezclar los ingredientes, hornear y lista.

 

 

La historia de la tarta tiene su aquél.


Hemos estado el fin de semana pasado aprendiendo sobre los vinos de las Bodegas del Marqués de Riscal en Rioja. Las conclusiones os las contaré en otro post, que ya sabéis que lo que yo aprendo, poco o mucho, os lo cuento tal cual.

 

Estábamos desayunando en el hotel, en un comedor fabuloso, donde la peculiar arquitectura te brinda un ambiente especial, con un bufé de estos inolvidables, y me topé con esta tarta. Me pareció de Santiago, pero un rótulo la llamaba tarta caldosa. Probé un trozo, un segundo, un tercero, y ya les dije a Mc y a Deliciosa Miranda que me sujetaran, que me la iba a calzar entera.

 

José Luis Muguiro estaba desayunando en la mesa de al lado con su hijo, me acerqué y le dije “Creo que aquí tienes algo de enchufe —José Luis es el Director General Comercial de Marqués de Riscal—. ¿Me podrías conseguir la receta de esta tarta?” Tiempo le faltó para levantarse y pedir en cocina que me la escribieran. Las hace Edu, el cocinero de desayunos, antes de que todos nos levantemos, y tal cual me la dio os la paso a vosotros: es perfecta.  

 

 

Os facilito la receta para dos tartas, que es la medida que él me dio. Yo hice una y al resto de masa le incorporé un par de cucharadas de cacao en polvo Valor sin azúcar, y les horneé a mis mozas otra para ellas.

 

Receta

Ingredientes para dos tartas en un molde de 24 cm

 

  • 3 huevos medianos
  • 250 g de harina de repostería
  • 250 g de leche entera
  • 250 g de azúcar
  • 170 g de aceite de oliva virgen extra
  • 1 sobre de cada color de gaseosa

 

Preparación tradicional

 

  1. Precalentar el horno a 160º, calor arriba y abajo.
  2. Mezclar todos los ingredientes a la vez con unas varillas hasta conseguir una masa homogénea.
  3. Engrasar el molde con mantequilla.
  4. Hornear de 35 a 40 minutos, hasta que veamos que la superficie está dorada.
  5. Apagar el horno y dejarla dentro, con la puerta abierta, 5 minutos.
  6. Sacarla fuera, y en cuanto se enfríe, desmoldar.
  7. Poner azúcar glas con un colador.


Consejos y trucos

 

¿Qué molde me aconsejas para que quede perfecta?
El mismo con el que hago la tarta de Santiago. Es fundamental un molde con base desmontable. El que yo tengo es bueno, bonito y barato, de 24 cm, antiadherente, y comprado en Eroski por unos 8 euros. 

  

 


¿Puedo hacer toda la medida en un solo molde y así conseguir una tarta en vez de dos?


Sí, te quedará más alta pero igual de rica. No te vale un molde bajo: tiene que ser uno clásico redondo de bizcocho de 24 cm o uno rectangular como el de las bicas.


¿Dónde se encuentran las gaseosillas?


Prácticamente en todos los supermercados, al lado de las levaduras, preparados para flanes, etc. En Mercadona, por ejemplo, las venden como ‘Gasificante Litines’, con la marca Hacendado, y se componen de sobres de dos colores, el de color es gasificante y el sobre blanco es acidulante.


No tengo sobres de gaseosillas. ¿Puedo sustituirlo por levadura para repostería tipo Royal?


Sí, y te quedará rico, pero es mucho mejor el toque con las gaseosillas. Palabra.


¿Qué tipo de aceite de oliva virgen extra tengo que utilizar?


Es conveniente usar uno de sabor suave: puede ser de las variedades arbequina, hojiblanca o empeltre.


Fuera ya de la receta en sí, quería hablaros de la zona, y del hotel, que es un sueño. Cierto que es un hotelazo, no al alcance de muchos bolsillos, pero quién sabe, puede ser un regalo muy especial para unas bodas de plata, o para un aniversario, o simplemente si estás por la zona para acercarte a verlo: te puede gustar o no el diseño, pero te aseguro que indiferente no deja a nadie.

 

Las bodegas del Marqués de Riscal son unas de las más antiguas de Rioja y fueron fundadas en Elciego, provincia de Álava, en 1858 por Guillermo Hurtado de Amézaga. En el 2006 se inauguró la ‘Ciudad del vino’, un complejo que engloba las antiguas bodegas, las nuevas, el hotel, el restaurante, y el aula del vino.

 

El hotel está diseñado por Frank Gehry, que a muchos os sonará por ser el arquitecto del archiconocido Museo Guggenheim de Bilbao. Tiene un revestimiento de titanio coloreado de formas ondulantes, con los colores emblemáticos de Marqués de Riscal, titanio rosa en alusión al vino, oro por las mallas que recubren las botellas, y plata por las cápsulas que cubren los corchos, incluso evocando para mí los colores de sus vinos.

 

 

 

El edificio parece que está flotando en medio de los viñedos pero respetando las proporciones del entorno. De hecho es un poco más pequeño que la torre de la iglesia de Elciego que tiene enfrente. Nos contaba José Luis lo que les costó convencerle para hacer el proyecto, ya que el arquitecto pensaba que se trataba de un proyecto muy pequeño, y que le obligaría a volar mucho entre su estudio de Los Angeles y España, pero una vez que se acercó a ver el entorno y que le abrieron una botella de vino del año de su nacimiento, ya no pudo decir que no, y el lío estaba montado.

 

Las habitaciones tienen unas vistas increíbles, tanto las que dan al edificio principal como las que dan a los viñedos. Cuenta con un spa con productos de la casa francesa Caudalie, que basa sus tratamientos en el vino y sus derivados, y un restaurante a cargo del cocinero riojano Francis Paniego, que además de su buen hacer gastronómico cuenta con una estrella Michelín. Espectaculares para mi gusto en su carta las croquetas del Echaurren, la sopa de boletus y castañas con crocante de oreja y yema de huevo, el chipirón levemente curado en sal y asado con su bombón líquido de tinta, y el cardo rojo a la plancha. Todo esto además se viene arriba con el maridaje fabuloso de los mejores vinos de Marqués de Riscal.

 

En los sótanos del hotel se ha instalado la nueva bodega que alberga la producción que va saliendo al mercado cuando está lista.

  

Imprescindibles un paseo entre viñedos y una visita al pueblo Elciego, lleno de historia que se aprecia en la cantidad de casas palaciegas con escudos y su impresionante iglesia, por no hablar de la delicia que es pasear por sus calles y hacer una parada para tomar un vino y unos magníficos espárragos, unas alcachofas o un jamón en cualquiera de sus bares y vinotecas.

 

 

Sin duda la Rioja Alavesa es un destino fantástico para los que os gusta pasear, disfrutar, y os apasiona el mundo del vino.

Próximamente, más.
Su

 

 
 







Acepto las Normas para escribir Comentarios
Enviar   


 
 

NUESTROS VINOS

Barón de Chirel VerdejoFrank Gehry Selection 2012 (94 puntos Wine Spectator)Barón de ChirelFinca TorreaMarqués de Riscal 150 Aniversario
 

Tienda www.Amigosderiscal.com

 

BLOG

Marques de Riscal gana el Trofeo Capital de PoloAula Marqués de RiscalEl informe de Tim Atkin sobre RiojaCata vertical de Barón de Chirel con Markus del MonegoBarwell & Jones visita Marqués de Riscal
 

CONTACTAR

Bodega Elciego Bodega RuedaDepartamento Comercial Marketing y ComunicacionRelaciones Públicas
 

LA EMPRESA

Marqués de Riscal, la historiaMarqués de Riscal D.O. Ca. RiojaMarqués de Riscal D.O. RuedaVinos de la Tierra de Castilla y León Compromiso de Calidad
 

MEDIA CENTER

Imagen de la semanaVino en la Red