En Español In English
Facebook Twitter Youtube RSS
Noticias Internacionales
 
 
Let's Rioja n' Roll
 

El agente de policía está enfurecido. Sesenta segundos después de salir de mi primera visita, el representante de la ley con ojos de águila detuvo nuestro vehículo. Vio a un pasajero en la parte trasera sin el cinturón de seguridad, su ira sugería que se había topado con un miembro de la familia real. Nos pide las tarjetas de identificación, pero en el Reino Unido, Su Majestad La Reina no las requiere ni existen. Y el agente está furioso porque no tiene manera de saber de dónde soy. Yo podría haber nacido en cualquier lugar.

 

Introducción

 

Después de mis hazañas en Cataluña, el próximo puerto de escala fue la región española de vinos más importante históricamente, Rioja. Su reputación y familiaridad son más grandes que sus dimensiones geográficas gracias al éxito y la ubicuidad de las marcas globales hasta el punto en que sospecho que para muchos consumidores habituales, el vino de Rioja es más famoso que el vino español. Esta eminencia la ha colocado en una posición peculiar. Es algo seguro y comprobado que el reconocimiento de marca hace rotar una gran cantidad de vino en las estanterías de las tiendas: una bendición en estos tiempos enderezados. Sin embargo, la historia nos dice que puede alimentar la autocomplacencia. Sus vinos de repente pueden convertirse en cosa del pasado. Fíjese en el vino alemán en la década de 1980 o el vino de Australia en la década de 2000. Hay una necesidad constante para una región a reinventarse y mantenerse por delante de la manada. Por supuesto, Rioja reina en España, sin embargo, existen numerosos príncipes y princesas con un ojo en la corona de Rioja, Ribera del Duero y Priorat, por nombrar sólo dos, y un sinnúmero de otros más alejados.


Así que más allá de valorar sus vinos, quería medir cómo la industria se está adaptando al clima cambiante de 2012, en el contexto de un país que cuenta con la cocina más emocionante en el mundo y un equipo de fútbol sin igual, pero también un desempleo juvenil masivo y un consumo interno que cae fulminantemente. ¿Es aun relevante la receta del éxito de Rioja? ¿Dónde se posiciona Rioja en el panteón de los vinos españoles? ¿Puede atender nuevos estilos o técnicas poco ortodoxas?.


Lo que encontré fue una región dicotómica de Davids y Goliats, modernistas y tradicionalistas, una región situada encima de una línea que separa el País Vasco de lo que no es País Vasco, el clima mediterráneo y atlántico y un trasfondo de opiniones polarizadas. Era importante medir ambos lados. Traté de conocer y degustar con los enólogos que representan diferentes aspectos de Rioja porque juntos, siento que tienen un papel vital que desempeñar en el futuro de esta magnífica región.

 

La Tierra

 

Rioja es una región vinícola que es agradable a la vista. Hacia el sur, en el horizonte lejano, se encuentra la nevada Sierra de la Demanda y al norte, la Sierra de Cantabria se eleva majestuosamente desde la tierra de rodadura, la protección de la región a partir de los sistemas meteorológicos del Atlántico aparentemente da la impresión de que las áreas circundantes son bajas en altura. En realidad, la tierra se eleva y desciende unos 300 a 600 metros sobre el nivel del mar: vitales para acoger los mejores viñedos en una temporada de crecimiento larga y relativamente fresca


El río Ebro serpentea, dominado por colinas y pueblos medievales como San Vicente, Ollauri y Abalos, repleto de historia y religión, un poco demasiado estropeado por una monstruosidad construida hace tiempo cuando la ley de Urbanismo era laxa. La principal ciudad de Logroño agolpa por igual a multitud de locales y turistas, bares de tapas ruidosos que desmienten un país que sufre problemas económicos. Sólo cuesta unos minutos salir y buscar refugio en la tranquilidad del campo, donde el aire es tan puro que los pacientes que se recuperan de enfermedades respiratorias siguen viniendo a recuperarse.


Por supuesto, La Rioja se divide en tres sub-regiones: Rioja Alavesa, Rioja Alta y Rioja Baja. Rioja Alta está fuertemente influenciada por el clima atlántico, Rioja Alavesa con una influencia similar pero con mayor influencia mediterránea, mientras que Rioja Baja es más cálida y con un clima continental. Una indicación de la frontera mediterránea es el punto donde los olivos abruptamente desaparecen del lado de las carreteras, sin embargo, hay que recordar que existen numerosos microclimas dentro de los dos. El Ebro y sus meandros dividen Rioja Alavesa al norte y al sur Rioja Alta (excepto alrededor de Labastida). A principios de mayo, las retorcidas y antiguas vides sin hojas parecen gigantes con barba incipiente que brotan de la piel de color tierra que se hunde bajo los pies. Existen zonas con alto contenido en suelo ferroso y arcillo calcáreo, mientras que en la zona de Logroño y hacia las llanuras de Rioja Baja y sureste, los suelos son más fértiles y aluviales, dando lugar a vastas plantaciones de Garnacha.


La Altitud parecía ser un factor importante aquí, por lo menos para los productores más top. Hablando de enólogos, parecía haber una competencia tácita para ver quién podía cultivar sus viñedos en la ladera más alta de la montaña! Parece que algunos vinateros demasiado ambiciosos pronto estarán plantando una viña de Tempranillo en un pico nevado! pero en realidad, ahora hay viñas plantadas hasta en torno a unos 750-800 metros, muy lejos de los días en que los productores buscaban las llanuras que eran fáciles de tratar con un tractor. Hoy en día, un 4x4 lucha para llegar incluso a las parcelas más aisladas. Los productores de vino de Rioja de élite han dejado de tomar la opción fácil, porque ellos están en una constante búsqueda de la tierra más propicia aún sin explotar.

 

 

Vides viejas de Rioja:

Las vides son principalmente Tempranillo, la variedad caballo de batalla que puede dar vinos de supermercado o volumen, o en las manos adecuadas, puede dar vinos emblemáticos con profundidad y con muchos más matices. El paisaje es una mezcla de cepas en espaldera y en vaso; el sistema de espaldera utilizado por aquellos que quieren hacer un uso productivo de sus tierras. Pero hay varios productores de vino que ven a las vides alambradas como algo odioso para Rioja, el que más Telmo Rodríguez, de Bodegas Remelluri. Él cree que el alma de Rioja se encuentra en las vides antiguas sometidas a torsión con bajo rendimiento y me inclino a estar de acuerdo. Las vides en vaso tienden a demandar más atención del gerente de viña o enólogo y eso sólo puede ser algo positivo. Como he escrito antes, del mismo modo que la Cabernet se ve realzada por la Merlot, tiendo a equivocarme en los vinos donde el Tempranillo tiene su mano derecha al lado: el Graciano aportando gracia aromática; la Garnacha aporta carnosidad y Mazuela (también llamada Cariñena) aporta acidez para entretejer los componentes.


 

Recorrido histórico
 

A pesar de que la viticultura se remonta a la época romana, Rioja era conocida por sus vinos bucólicos, a menudo realizados a través de la maceración carbónica: simples, fáciles de beber, con precios rústicos para el consumo local. El momento crucial se produjo cuando el germen de la filoxera devastó Burdeos, lo que llevó a los comerciantes a complementar su comercio bilateral obteniendo el fruto de otra parte. Rioja yacía cerca, y la ausencia de una industria estructurada permitió a ambas partes beneficiarse, en particular a los marqueses empresariales. Marqués de Murrieta y Marqués de Riscal modelaron sus fincas en los expansivos viñedos de Burdeos que ofrecían economías de escala y la posibilidad de establecer una marca reconocible. Estos fueron imitados por Berberana, Martínez Lacuesta y Paternina entre otros, que aún existen en la actualidad. La llegada inevitable de variedades de Burdeos nunca usurpó su lugar al "Rey Tempranillo", pero sus técnicas de envejecimiento y el uso de barricas fueron adoptadas ampliamente. La filoxera llegó a Rioja en el cambio de siglo, y muchas pequeñas bodegas que habían embotellado su propio vino se refugiaron en las cooperativas que neutralizaban el riesgo comprando sus cosechas.

 

La región era gobernada por el Consejo Regulador, que se estableció en 1926 e instaló el sistema de clasificación familiar basada en criterios de envejecimiento, tanto en barrica como en botella: Crianza, Reserva y Gran Reserva. El predicado era que los mejores vinos se habían sometido tradicionalmente a la más extensa maduración antes de su lanzamiento y a un embotellado que llevaba un sello de garantía siempre y cuando el vino hubiese cumplido todos los requisitos exigidos, (aunque hasta un máximo del 15% se puede mezclar con otras cosechas) Su objetivo es noble: para garantizar la calidad de cualquier botella que luzca el sello de Rioja y el sistema resultaba también adecuado para las cooperativas. Con una gran cantidad de lotes que entran en bodega de pequeños productores, y muchas veces de las tres sub-regiones, sólo hay que conocer las cualidades de cada lote o tina, y madurarlos de acuerdo a las normas estipuladas.


Durante muchas décadas, este sistema eficiente ha sido clave para atraer a un público amplio a Rioja. Si comparamos con el sistema de Reserva de Borgoña o Alemania no es de extrañar que los consumidores aquí sepan qué esperar. Y bajo la clasificación de Reserva, se han creado vinos excepcionales de productores de calidad de conciencia, a menudo en grandes volúmenes. He probado Riojas de Paternina y Berberana que han envejecido maravillosamente. Por otra parte, la gran producción en comparación con otras regiones de vino fino significa que estos vinos son generalmente asequibles y ampliamente disponibles, una bocanada de aire fresco en un mundo obsesionado por la exclusividad y la marca de lujo.
Cada cultura trae tras de sí una contra-cultura que pone de manifiesto los fallos en el sistema.


En primer lugar, el sistema de Reserva asume que los mejores vinos son los que experimentan la maduración más larga, lo cual no es cierto. La duración óptima de la crianza en barrica no es necesariamente la más larga, y hubo un período en los años 1970 y 1980, cuando los vinos supuestamente superiores se habían secado para cuando llegaron al decepcionado consumidor.


En segundo lugar, como en Borgoña, el sistema está abierto a los abusos, ya que a los productores se les paga de acuerdo a la cantidad y no a calidad. ¿Pero a quién le importaba si los consumidores seguían persuadidos por la etiqueta de reserva o gran reserva de la botella? Misma vieja historia: selección pobre de clones, altos rendimientos, fertilizantes, cosecha mecánica, vinificación apática, vinos de gran volumen para masas poco exigentes. Esto llegó a un punto crítico durante la década de 1970, cuando las autoridades riojanas y las cooperativas quitaron el énfasis del control de calidad y la gran cantidad de vino a granel mancilló la reputación que se había conseguido a lo largo de las décadas anteriores.


En tercer lugar, una vez más, en paralelo a Borgoña en la década de 1960, las grandes cooperativas se crean para alejar cualquier noción de terroir o sutileza geográfica, los matices se sacrifican para defender la marca y el sistema de Reserva. Volveré a este tema más adelante.


Dada la omnipresencia del sistema de Reserva y las posibles debilidades que he descrito, esta contracultura se manifestó en un movimiento hacia lo que se ha etiquetado como “Rioja Moderno”. Tanto Marqués de Cáceres como Contino comenzaron a experimentar con roble francés y embotellados de pagos concretos allá por la década de 1970. Los llamados vinos de Alta Expresión se volvieron prominentes, acentuando roble nuevo y tonos de fruta negros. El dogma era: cuanta más madurez, mejor. Afortunadamente, se puede decir que la mayoría de los productores han visto el error y se han retirado de tales extremos.

 

Estaciones de crecimiento


Este informe se centra en las cosechas de 2009 y 2010, aunque yo siempre creo que es útil incluir notas de cata de cosechas anteriores y, en ocasiones, incluir catas verticales completas con el fin de dar un mayor contexto (por ejemplo, Pujanza y Finca Allende).


Con respecto a la añada 2009, el año comenzó con niveles de alta precipitación que proporcionaron a las vides una buena reserva de humedad. Los brotes fueron relativamente tempranos y un verano seco con temperaturas altas (hasta 37 grados centígrados) significaba que las vides podían recurrir a las reservas para evitar apagarse. Sin embargo, tanto calor crea una disonancia entre la madurez y la madurez fenólica, que pilla por sorpresa a los productores que no están preparados a arriesgar en espera de esto último. A mediados de septiembre las lluvias afectaron a Rioja Alavesa más que a Rioja Alta o Rioja Baja, pero despertó precipitadamente a muchas de las vides hacia la madurez completa, y desde finales de septiembre hasta finales de octubre, la cosecha progresó en condiciones secas y soleadas.


En cuanto a 2010, parece ser una vendimia muy prometedora. Clima clemente durante el período de floración posibilitó una cosecha más abundante, pero el verano fue fresco en contra los rendimientos. La vendimia comenzó en Rioja Baja el 1 de septiembre y continuó hasta finales de octubre, deteniéndose brevemente por una temporada de lluvia alrededor de 10 de octubre. El Consejo Regulador fijó los rendimientos máximos en un 10% inferior a los de 2009, en su objetivo de aumentar la calidad y moderar la oferta.

 


Primeras impresiones

 

Benajamín Romeo: enólogo de Contador

Rioja Benjamin Romeo: enólogo de Contador


Visité la región durante diez días a principios de mayo. Aparte de una serie de catas intensivas profesionalmente organizadas por "Vinos de Rioja" en las oficinas del Consejo Regulador en Logroño, llevé a cabo numerosas visitas a una serie de productores. Hice un gran esfuerzo para conocer y catar grandes cooperativas y pequeñas bodegas. (De hecho, un par de ellas se sorprendieron gratamente cuando llamé a su puerta, pensando que su diminuto tamaño sería impedimento para mi visita) Conocí el Rioja moderno y el clásico. Nada lo ilustra mejor que la visita a la inmaculada pieza de arte de bodegas Baigorri, con su deslumbrante arquitectura y sala de depósitos estilo catedral; luego al día siguiente paseando los ojos muy abiertos por el laberinto de moho y telarañas en López de Heredia. Era una yuxtaposición impresionante, que no me puedo imaginar en ningún otro lugar. Pasé tiempo con riojanos "terroiristas", de la talla de Telmo Rodríguez, Benjamín Romeo y Fernando Remírez de Ganuza, para obtener no sólo una comprensión de las tipicidades de los suelos, sino para absorber su pasión y sus filosofías. Su producción sería una gota en el océano de Campo Viejo, donde fui escoltado en torno a su enorme bodega en las afueras de Logroño. Visité los bares de tapas de la calle Laurel donde probé la gastronomía local y prácticamente tuve una sobredosis de espárragos blancos. Catar debe ir más allá de simplemente meter algo en la boca y escupirlo.


Después de haber probado más de 1.000 vinos, tanto en el Reino Unido como en Rioja, tanto la añada 2009 como la 2010 me han impresionado, con una preferencia hacia la última. No parezco ser el único en esa opinión. Muchos enólogos valoran la añada 2009 altamente en términos de voluptuosidad y generosidad, pero en términos de estructura y pureza, por lo general, parecía que calificaran 2010 aún superior (en paralelo a Burdeos). En el mejor de los casos, ambos ofrecen un puñado de vinos fascinantes que deberían ofrecer un serio potencial de envejecimiento y, a diferencia de Burdeos, Tempranillo es más accesible que el Cabernet Sauvignon, lo que significa que los vinos no tienen que estar a buen recaudo para saborear la fruta original.


Mis dos críticas principales eran las que ya podría haber previsto antes de visitar la región.


En primer lugar, sigue habiendo demasiadas cooperativas produciendo vinos ordinarios, sin alma, sin sabor, vinos que carecen de vigor, frescura y, en ocasiones, de limpieza. Incluso algunos de los nombres más exitosos no pasan la prueba, y algunos de ellos parecen dar prioridad a los márgenes de beneficio sobre la calidad. Ésa es su postura, pero esto no mejora la imagen de Rioja.


En segundo lugar, hubo una preponderancia de lo que yo llamo "roble de memoria." Para que conste, un latigazo de roble nuevo francés no es un requisito infalible para lograr una puntuación superior ni tampoco justifica un alto precio. Por supuesto, usa el roble nuevo si mejora la fruta y no oscurece el terroir del vino o su personalidad. Por desgracia, hubo muchos vinos "identikit" subyugados por el roble, a menudo acompañados por niveles excesivos de alcohol y una botella a prueba de balas pretencioso. Estos vinos son tan desalmados como los vinos más pobres de las cooperativas, pero mucho más caros. La conclusión es que este estilo de jugo de uva fermentado se está convirtiendo en genérico en todas las regiones vinícolas, hasta el extremo de que algunos de los vinos de referencia podrían venir de cualquier parte del mundo.


Dentro del sistema tradicional de Reserva, existe la creencia de que un Gran Reserva es superior a un Reserva, y un Reserva superior a un Crianza. Esto sólo es cierto a veces. Rioja cuenta con unos crianzas maravillosos que son frescos y vibrantes y puede ofrecer tanta complejidad como un Reserva o Gran Reserva. Como siempre, no tengo reparo alguno en reflejar eso en mis puntuaciones, que no están supeditadas a un sistema que dicta que una categoría es implícitamente mejor que otra.


Luego está el vino blanco de Rioja, predominantemente Viura con algo más de 7.000 hectáreas de viñedo. Este género de Rioja es olvidado por muchos y en general no gusta. Parte de la razón es que Viura es una variedad de uva que posibilita vinos buenos más que grandiosos, pero porque casi siempre se planta en sistemas de altos rendimientos, ofreciendo poco más que un trago en boca soso y rápido.

La excepción es cuando se deja envejecer en las manos de un enólogo excepcional o cuando se mezcla con un aderezo de Malvasía. Hay varios vinos en este informe que atestiguan cómo la Viura puede trascender sus limitaciones, pero son la excepción más que la regla. Hay un abismo entre los blancos más emocionantes de, digamos, López de Heredia o Abel Mendoza y otros insulsos y carentes de sabor. Espero que los productores riojanos experimenten más con las variedades Malvasía y Garnacha Blanca, y con las menos conocidas como la Turruntés que podrían dar otro arco a la flecha Rioja si se expande más, sobre todo en las zonas altas.

 

Poniendo Rioja de relieve


Volviendo a mi discusión sobre el sistema de Reserva, sin duda hay un cisma entre la ideología de las cooperativas y la de la pequeña brigada de productores que considera que el sistema significa que Rioja no tiene la menor consideración con las joyas específicas de un lugar. Su mosaico de terroirs necesita de bodegueros que vinifiquen sus matices y los tapen bajo corcho.


Sin embargo, esto resulta incómodo con lo que a menudo se ha descrito como una estructura y regulación inflexible que desanima y deja poco espacio a aquellos que desean experimentar más allá del sistema. Por ejemplo, el artículo 22 del Consejo “Registro de bodegas embotelladoras” estipula “Las bodegas deberán tener unas existencias mínimas de 225 hectolitros de vino en proceso de envejecimiento, de los que la mitad, al menos, deberán estar contenidos en un mínimo de 50 barricas de roble de 225 litros de capacidad aproximada”


¿Seguro que un mínimo de cincuenta barricas de roble acalla inmediatamente la idea de productores individuales que se diversifican por su cuenta? ¿Cuántos productores de vino de Borgoña se esfumarían bajo regulaciones de este tipo? Tal vez las autoridades temen una tendencia similar a lo que ocurrió en Borgoña desde la década de 1970, en la que los productores independientes empezaron a embotellar sus propios vinos erosionando la dominación de los negociantes, tendencia que se agravó más y más a medida que se inspiraron más y más para actuar por su cuenta.

 

 

El cambio del suelo de Rioja


(Aquí está la evidencia del terroir de Rioja. Fijaos como la tonalidad del suelo cambia tan abruptamente a mitad del viñedo)


Esto pone a las autoridades en una posición difícil. Cuando vinos de terruño de parcelas únicas generan elogios superlativos como Contador, Finca Allende y Artadi, entre otros, ¿es algo para estar orgullosos? ¿O es que hay algo que temer? ¿Está David mostrándole a Goliat cómo se hace?


Algunos productores artesanales expresaron su frustración de que los organismos reguladores, aceptan de mala gana la existencia de quienes están decididos a seguir un modelo borgoñés, con lo que una botella de Rioja se pueda ubicar en un lugar específico, año tras año. Pero si todos siguieran este ejemplo, (que corre el riesgo de minar a las cooperativas que, no olvidemos tampoco, sostienen a muchos productores) la mayoría de ellos no poseen el nivel de talento o compromiso necesario para ello.


Durante estos tiempos de penurias económicas, para muchos, un ingreso estable es mucho más imperativo que tener su nombre en la botella o ganar el favor de los críticos. Por supuesto, estoy asumiendo que los agricultores reciben un precio digno por su trabajo, que no es necesariamente el caso.


Personalmente, no veo por qué los dos no pueden habitar Rioja conjuntamente, al igual que los productores y negociantes hacen en Borgoña. No es bueno que David de una patada y Goliat pretenda ignorarlo
Otros podrían aprender del Consejo Regulador, quien desarrolla un trabajo excelente en gestión y promoción de la denominación. Mientras escribo esto, tiene lugar un excelente evento anual dirigido al consumidor que tiene lugar en Londres (Tapas Fantásticas). Este tipo de acontecimientos deben ser aplaudidos.


Mientras que un productor artesanal puede recibir aplausos de los críticos y conocedores que realzan la reputación global de una región, no deberíamos subestimar la importancia del ciudadano de a pie de poder comprar un Rioja delicioso, limpio y bueno en la estantería de un supermercado. Apuesto a que hay muchos para quienes su inclinación por Rioja comenzó con una buena botella de Marqués de Riscal y similar.

 

Pero se necesita un mayor diálogo entre las dos partes. Ellos existen como embajadores de diferentes maneras. Los dos mercados, uno dirigido a conocedores y el otro a consumidores ordinarios, son tan exclusivos que el éxito de uno no debe menoscabar el éxito del otro. Rioja podría promover sus microclimas, sus terruños y sus múltiples viticultores artesanos sin dañar la imagen de marca que se ha conseguido a lo largo de tanto tiempo.
Una vez que se visitan esos rincones de vides antiguas, se puede entender perfectamente por qué es un sacrilegio relegarlos a la inexistencia. En 2012, los consumidores exigentes buscan vinos artesanales con personalidad, estilo, individualidad, un sentido de lugar y con un enólogo detrás de ellos, y Rioja tiene que promocionar a estos agricultores y no tratarlos como rebeldes, a la par que apoya a las cooperativas, dejando al lado la política y exigiendo a los productores más grandes que constantemente no dan la talla. No estoy sugiriendo que las bodegas boutique sean superiores a las cooperativas. Hay muchas ocasiones en las que las cooperativas producen vinos artesanales mejores que algunos de los excesivamente amaderados, vinos de culto sin encanto que se encuentran privados de carácter. Siento que es necesario que haya un mayor equilibrio entre los dos, y Rioja podría ganar muchos más admiradores examinando su sistema y reajustando el modelo que abastece al siglo 21.

 

Vuelvo a mi viñeta de apertura. El policía estaba molesto porque no podía identificar exactamente de dónde venía yo. Yo no tenía lugar de origen. Yo era simplemente un tipo blanco, de habla inglesa que podía proceder de cualquier lugar. Y a veces, siento que es así como los amantes del vino ven a Rioja. Usted puede ver muchas regiones vinícolas a través de una lente perfectamente enfocada, incluso puede acercarse a unos pocos metros cuadrados en algunos casos. Borgoña puede venir de Musign; Burdeos de Pomerol; Mosel de Wehlener y Napa de la montaña Veeder. Pero tal y como están las cosas, la mayoría de los vinos de Rioja sólo pueden venir de Rioja. Libere el sistema y deje que Rioja hable de su lugar, porque tiene más mucho que decir.

 —Neal Martin

 
 







Acepto las Normas para escribir Comentarios
Enviar   


 
 

NUESTROS VINOS

Barón de Chirel VerdejoFrank Gehry Selection 2012Barón de ChirelFinca TorreaMarqués de Riscal 150 Aniversario
 

Tienda www.Amigosderiscal.com

 

BLOG

Marqués de Riscal presenta Barón de Chirel Verdejo y Frank Gehry Selection 2012Barwell & Jones visita Marqués de RiscalMarqués de Riscal visita IsraelMarqués de Riscal visita China y JapónLa ecuación perfecta para conseguir la mejor chuleta
 

CONTACTAR

Bodega Elciego Bodega RuedaDepartamento Comercial Marketing y ComunicacionRelaciones Públicas
 

LA EMPRESA

Marqués de Riscal, la historiaMarqués de Riscal D.O. Ca. RiojaMarqués de Riscal D.O. RuedaVinos de la Tierra de Castilla y León Compromiso de Calidad
 

MEDIA CENTER

Imagen de la semanaVino en la Red