26 junio 2020

Dar en el blanco

 

Texto: Mª E. Alberti
Fotografía: Ana Busto


Con Barón de Chirel Verdejo Viñas Centenarias la innovación y la maestría triunfan una vez más. Este blanco es una auténtica revolución para el paladar, de una equilibrada complejidad aromática, duro y sabroso en boca pero de una finura soberbia y una estructura perfecta. ¿Cómo podía ser de otro modo? 

Barón de Chirel tiene todos los ases en su mano. Procedente de un viñedo de hace más de cien años de la zona segoviana de Aldeanueva del Codonal y Aldehuela, un suelo a 900m de altitud –¡acidez natural garantizada!–, vendimiado a mano en cajas de solo 20kg de uva, su meticuloso proceso de selección y sus 8 meses en fudre de roble le aportan un empaque incomparable. 

Si a todas estas cualidades le sumamos lo limitado de su producción –sólo 5.000 botellas– nos encontramos con un vino de excepción, fino, equilibrado y poderoso, que desde su lanzamiento en 2016 ha seducido y fidelizado a los más exigentes amateurs de blanco y acaparado premios nacionales e internacionales de relevancia: Medalla de Plata en el Concurso Internacional de Vinos y Espirituosos Cinve 2018, Medalla de Bronce  2014 en Decanter, Guía de El País 2017 96 puntos, Guía Peñín 93 puntos, Guía de Vinos Gourmet 2017 98 puntos... sin duda colecciona las más altas distincciones. 

Degustarlo es vivir una experiencia única, excepcional, pero, ¿por qué reservarlo a ocasiones especiales o grandes festejos? Para apreciar un buen vino, y este lo es, la magia del momento basta. Al final del día, cuando la presión baja y el sol se pone, este “joven barón” será la compañía ideal.